+34 636 16 13 20 info@madridmobility.com

hogarMuchas veces nos preguntamos que tiene una vivienda para ser atractiva que la hace más atractiva que otra que está puerta con puerta. Unas veces es el precio, otras veces la ubicación, orientación, pero la más importante sin duda es la que responde a una sola pregunta: ¿me imagino viviendo aquí?

Cuando buscamos una vivienda encontramos infinidad de portales con miles de anuncios de viviendas, lo normal es que apliquemos los filtros adecuados en los distintos buscadores, número de habitaciones, ascensor, terraza, ubicación…… Esto es lo más fácil y lo más objetivo. Pero el filtro definitivo es la visita a la vivienda.

Tenemos que conseguir que una persona decida vivir en ella, sentirla como su propia casa, sentir que está en su hogar.

Para conseguir que nuestra vivienda sea la que todo el mundo desea, debemos mostrar no solo una vivienda, sino un hogar. La decoración, el orden, los olores, la luz, los sonidos, todos los detalles son importantes por eso tenemos que conseguir que nuestra casa se disfrute con los 5 sentidos y ¡solo tenemos una única oportunidad! Una única visita.

El primer paso es tener claro quién puede ser nuestro inquilino, y así podremos crear un ambiente a medida. Las expectativas son diferentes dependiendo de la edad, el tipo de trabajo que realizan, la familia o su situación personal. Tenemos que conseguir despertar todos los sentidos del posible inquilino y de una manera inconsciente sientan que es su hogar, un oasis en el que sentirse felices, un sitio donde les apetece vivir.  

No debemos dejarnos engañar por nuestros propios gustos ni por el apego a algunos muebles. Nuestro futuro inquilino no tiene los mismos recuerdos, pero podemos mostrarles que en nuestra casa podrá crear los suyos propios.

Por eso no hay que tener miedo a deshacerse de lo viejo, lo usado, lo personal. No debemos esperar a que alguien se interese por la casa para decidir el color de las paredes.

Mostremos un hogar recién pintado, decorado con gusto, con cariño. Asegurarnos que al entrar huela a hogar, la luz sea la adecuada, la temperatura óptima, en definitiva debemos conseguir que nuestro inquilino entre y desee quedarse para siempre.