+34 636 16 13 20 info@madridmobility.com

Imagina que vas al mercado y ves un puesto de frutas y verduras espectacular. Te llama la atención el expositor de manzanas, son justo las que le gustan a tu hijo, pequeñas, rojas brillantes, sin golpes y encima con pegatina, para que él juegue.  El puesto parece limpio, el vendedor atento, educado. Todo es perfecto, te acercas convencido de comprar a tu hijo las manzanas que le gustan. Te acercas al puesto y el vendedor te ofrece probarlas, sin duda son las mejores manzanas que has probado, así que decides comprarlas. Preguntas el precio y el vendedor te dice que son 200 € / kilo .  Repito 200 €.  

El vendedor viendo tu asombro te explica qué es lo justo, porque han invertido mucho en construir su huerto con las mejores instalaciones, sus manzanas están cultivadas con sumo cuidado, no tienen pesticidas, además eligen solo las mejores, la semilla tiene un precio muy elevado y etc etc etc

¿Las comprarías? Seguramente no, porque aunque puedas pagarlo y creas que es justo, sabes que no es su precio además en el puesto de enfrente, las manzanas no tienen tan buena pinta pero tienen un precio acorde con el mercado.

Lo mismo pasa con la vivienda, podemos tener la manzana más bonita y mejor cultivada del mercado pero si el precio no es justo y realista no tendremos clientes.

Nuestra recomendación, para alquilar una casa, es siempre realizar todas las reformas o cambios necesarios para mejorar la vivienda y así obtener mayor rentabilidad. Pero hay que ser conscientes de que esta rentabilidad se obtendrá a largo o medio plazo, no podemos pretender que el primer inquilino pague el coste de nuestra inversión.  

Antes de decidir el precio que queremos poner hay que ver los precios de otras viviendas similares en la zona. Debemos compararlo con casas similares, en cuanto al estado de la vivienda, el barrio, las vistas desde la casa y el estado general del edificio.

No hay que olvidar que cuando alquilamos una casa, estamos decidiendo no solo donde vamos a dormir y comer, si no donde vamos a fijar nuestra residencia, por eso se valoran otros aspectos importantes como los servicios que ofrece el barrio, el ruido, el vecindario, las zonas comunes.

En definitiva, todo cuenta y cuanto mejor esté nuestro piso, mejores condiciones podremos conseguir, siendo justos pero realistas.